El encuadre: la primera decisión fotográfica